Ver porno en línea produce tanto bióxido de carbono como Bélgica

El porno parece que tiene vertientes infinitas en la red. Puede ser parte de un fenómeno viral retorcido. Como aquel episodio que vimos con un auto Tesla. Pero también sucede que puede ser una fuente considerable de contaminación.

No hablamos de la gran cantidad de toallitas desechables que puede generar esta industria como daño colateral del acto de disfrutarla. Sino que en realidad el acto de consumir videos para adultos mediante streaming en realidad es algo que demanda mucha energía y genera aún más contaminación de la imaginada.

@import url(https://fonts.googleapis.com/css?family=Fira+Sans:300,400,400i,600);@import url(https://assets.metrolatam.com/assets/oembed.css?v=BS12);

Un estudio desarrollado por el Think Tank, The Shift Project, se dedicó a calcular las emisiones nocivas producidas por las tecnologías digitales de hoy en día.

Para estimar que el streaming y reproducción de videos en línea generaría un total de 300 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año. En donde Netflix genera 100 millones de esas 300, y los sitios de video porno son responsables por otro tanto igual.

porno

Esto significa que la reproducción de videos para adultos genera tanto bióxido de carbono al año como el que emiten países del tamaño de Bélgica, Bangladesh y Nigeria.

Las tecnologías digitales producen un 4% de las emisiones de gases de efecto invernadero del planeta y los puros videos engloban una cuarta parte de ello.

The Shift Project partió de datos recabado por informes de 2018 desarrollados por las empresas Cisco y Sandvine en donde calculan el tráfico global de internet por video.

@import url(https://fonts.googleapis.com/css?family=Fira+Sans:300,400,400i,600);@import url(https://assets.metrolatam.com/assets/oembed.css?v=BS12);

DeepNude ha muerto: cierran el sitio que desnudaba mujeres con IA

"El mundo no está listo para DeepNude", dicen sus creadores.

Luego de esa base se estimó luego la cantidad de electricidad que se usa para transportar estos datos de video y verlos en diferentes dispositivos, desde teléfonos hasta televisores.

Así llegaron a esos 300 millones de toneladas de CO2, en donde usted amable lector tal vez es responsable en parte de eso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *