Una influencer de Instagram perdió su cuenta y terminó llorando porque no quiere trabajar

Las redes sociales tienen un significado mucho más imponente en la actualidad que hace algunos años. Incluso han cambiado la forma de comunicarnos y socializar… y también de ganar dinero. Muchos han soñado con ser ‘influencers’ y vivir de ello, y hay muchos otros que lo han conseguido. Tal es el caso de Jessy Taylor, aunque el sueño ha terminado para ella gracias a Instagram.

Malo, malo Instagram

Jessy tenía 113 mil seguidores en su cuenta de la red social. Esto era todo un sueño cumplido. Estaba decidida a dedicarse al oficio de ‘influencer’ (?) y aparentemente iba por buen camino. Todo era risas y diversión hasta que “algunas personas” decidieron comenzar a reportar su cuenta e Instagram la bloqueó.

Luego de eso, Taylor subió un video a su canal de YouTube donde asegura que esa cuenta era su única fuente de ingresos y que antes de ella era una prostituta. También asegura que no quiere volver a tener un trabajo “normal” en lugares como McDonald’s. 

En los comentarios del video no se hicieron esperar los haters que le sugerían que dejara de llorar y buscara un trabajo y/o estudiara una carrera. Otros aseguraron que sus declaraciones no eran más que mentiras, pues ella “desde hace años presumía lujos y opulencia”.

Sea cual sea la verdad, Jessy ha decidido comenzar desde cero abriendo otra cuenta de Instagram para retomar su (quizá) prominente carrera.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *