Un álbum de música lanzado en memoria USB, ¿puede considerarse como “álbum físico”?

El advenimiento de los nuevos formatos de distribución musical ha generado siempre discusión, más allá de que el trabajo de los artistas como “músicos” propiamente tal nunca ha estado en duda (excepto, claro, en el caso de los que hacen música electrónica).

Pero, ¿qué pasa cuando un artista lanza una nueva producción a través de un pendrive que a su vez trae un link para descargar las canciones desde la red? En Corea del Sur al menos, aquello no se considera como “disco”.

Lo descrito arriba suena utópico pero es exactamente lo que ha pasado con G-Dragon, un rapero surcoreano que lanzó su nueva producción en una memoria USB que en su interior no trae las canciones, sino el enlace a un servidor desde donde se bajan las canciones previa verificación de autenticidad.

Y a raíz de ello es que, según reporta Korea Times, el Gaon Music Chart (organismo que depende del Ministerio de Cultura, Deportes y Turismo de Corea del Sur) se niega a tomarlo en cuenta como un lanzamiento oficial ya que solo pueden considerar como “álbum musical” aquellas producciones que se distribuyen en disco tradicional.

USB Un pendrive

Por lo tanto, la música de G-Dragon solo puede aparecer en la lista digital de Gaon, pese a que la gente está comprando un elemento físico para obtener el álbum. Y esto, obviamente, genera controversia respecto a la antigüedad de los estándares que se utilizan para definir que es un álbum físico y que no.

La defensa de los afectados (el rapero y su casa discográfica) se basa en que, a la larga, el álbum es el grupo de canciones que la gente termina escuchando, sin importar el formato en el que se distribuya. Por su parte, el organismo oficial alega que “si incluimos álbumes digitales en la misma categoría que los álbumes físicos, se rompe el límite entre las listas de música digital, de descarga digital y de discos en formato físico”.

Lo cierto es que sobre el lanzamiento de G-Dragon se podría efectivamente decir que se rompe la barrera entre lo físico y digital, aunque estando en 2017 parece extraño tener que discutir estos temas sobre todo cuando el formato puramente digital está superando con holgura al formato físico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *