Review: Probando el nuevo Roku [FW Labs]

Hace apenas unas semanas Roku anunció con bombos y platillos su entrada a Latinoamérica. Chile, Argentina, Perú y Colombia son los países favorecidos por la compañía que trae su plataforma de streaming en la cual se alojan un montón de canales de contenido de todo tipo y también servicios como Netflix, YouTube y Hulu, entre otros.

Y una de las buenas nuevas de Roku es que llegaron con su Streaming Stick Plus, el dispositivo más nuevo que lanzaron hace poco en Estados Unidos. Se trata de un pequeño stick HDMI que tiene soporte para 4K y HDR y que por su precio (en Chile, CLP $79.990) es uno de los dispositivos de streaming más avanzados que existen.

Por tratarse de una novedad en Latinoamérica, este texto tendrá que inevitablemente dividirse en dos partes: primero, el stick HDMI como tal y luego, Roku como servicio.

¡Parece un pendrive!

Roku en versión stick HDMI

El Streaming Stick Plus de Roku es la versión más completa de este tipo de productos de Roku. El stick se conecta a cualquier entrada y se conecta a internet a través de Wi-Fi. Ahora, este es el primer punto importante de esta versión ya que Roku reconoce que las conexiones tal vez no eran las óptimas en otras versiones debido a que, si el televisor es muy grande, podía generar interferencia en la señal.

Pero eso se corrigió de una forma muy sencilla: la antena Wi-Fi del stick va conectada de forma aparte y puede quedar colgando fuera del dispositivo. A su vez, la pequeña antena es la que se conecta al transformador de corriente en una solución bastante cómoda y sobre todo, esencial si se trata de transmitir contenido a 4K que necesita de una buena conexión a internet.

En la caja, el Roku Streaming Stick incluye la antena, su transformador y un cable extensor de USB. Conectarlo es bastante sencillo aunque si por algún motivo el stick no queda bien ajustado en la parte de atrás del televisor debido a la forma de este, se puede pedir un extensor gratuito a Roku (habrá que ver cuanto demora en llegar).

Y luego, está el control remoto que es bastante sencillo y que además se puede usar como control del propio televisor. En el caso de los smart TV con su control propio tal vez esta no sea la mejor idea, pero los televisores más “tontos” podrían verse beneficiados, especialmente con los botones de acceso rápido a Netflix o Google Play.

La antena Wi-Fi se conecta al stick mediante un puerto miniUSB.

Roku apuesta a la integración de todos sus productos con un solo control y por ende, todos los dispositivos incluyen exactamente la misma versión. El control tiene pocos botones, solo los suficientes para navegar sin problemas por la plataforma, en linea con la tendencia actual de los televisores inteligentes que están apostando por reducir la cantidad de botones.

Uno de los detalles más importantes de Roku está en su aplicación para teléfonos que permite controlar el aparato directamente desde el celular, ya sea como un símil del control remoto o bien con botones para ingresar directamente a los canales. En un mundo donde usar el smartphone es algo trivial, se agradece una interfaz sencilla que funcione de forma perfecta para lo que está hecha.

Pero sin lugar a dudas lo que se lleva el premio es el uso del teléfono como fuente de audio. Solo conectando el audífono, la aplicación transmite el sonido desde el Roku y el televisor se silencia, en una solución bastante buena y sobre todo pensando en que no todos los televisores tienen salida de audio. Y no, no hay prácticamente retraso entre la imagen y lo que se escucha.

Las pruebas que realicé con contenido 4K/HDR se remitieron a YouTube, con las limitaciones que eso implica en cuanto a la compresión de los videos. Pero al menos en lo fundamental, el sistema funciona: los contenidos se muestran en esa calidad y estando cerca del router no hubo interrupciones ni fallas de conexión.

Aquí el Roku Streaming Stick Plus conectado a un monitor. En este modelo queda levemente torcido, pero se puede pedir un cable extensor (y gratis) a Roku.

Roku, la plataforma

Antes que nada, es bueno aclarar para la gente que no la conoce: ¿Qué es Roku?

Roku es una plataforma sobre la cual se montan verdaderos “canales de televisión por internet”. En la práctica, cada canal funciona como su submundo propio lleno de contenidos de todo tipo, los cuales Roku -la plataforma- a su vez clasifica para facilitar el acceso a ellos.

Dentro de Roku existen canales y servicios ya conocidos por mucha gente: YouTube, Netflix, Vimeo, Crunchyroll, WWE Network, Deezer y similares de pago/semi de pago. Esto quiere decir que para, por ejemplo, acceder a Netflix hay que tener la suscripción activa. En ese sentido, Roku como servicio es independiente de los contenidos en particular que se ofrecen.

Luego, en Latinoamérica Roku se está lanzando con cerca de 2.000 canales en total. Y los hay absolutamente de todos los tipos, algunos gratuitos y muy bien implementados dentro de la aplicación como el de TED y otros que no tanto. A Roku, a grandes rasgos, hay que verlo como la tienda de Android: existe un cierto control de calidad en cuanto a la forma en que se muestran los contenidos, pero cumplido ese estándar ya es cosa de cada canal mejorar o mantenerse con lo básico.

Interfaz de la aplicación móvil de Roku

En un primer barrido por la tienda de canales, encontré varios a los que echar mano con contenido muy clásico y de libre acceso (por cuestiones de derechos): películas antiguas o clase B, animación clásica que a estas alturas es de libre uso, documentales independientes, el mismo canal de las charlas TED, o medios como CNET que publican sus contenidos en su canal propio.

Dentro de Roku lo que se pone sobre la mesa es muy variado en todo sentido, desde cantidad a calidad, para bien y para mal. Por ahora es complejo tratar de igualar la oferta local a lo que pasa en Estados Unidos, donde los contenidos “oficiales” llevan mucho tiempo más establecidos. Y por su parte, Roku todavía tiene trabajo que hacer; un ejemplo de esto es que la tienda de canales vía web aún no está disponible en la región.

Conclusión: Comienza bien, pero ahora debe avanzar

¿Qué le falta hoy a Roku en Latinoamérica? Principalmente, más servicios ya establecidos como Amazon Prime Video (que en Chile está activo), Hulu, History Vault del History Channel, el canal del Smithsonian, Crackle, etcétera. Los familiarizados con esos nombres entenderán la idea.

El control remoto del teléfono imita las mismas funciones del control remoto físico.

Por otra parte, una buena idea sería que los canales y servicios locales subieran sus contenidos propios a la plataforma, algo que la misma Roku incentiva a través de un sistema relativamente sencillo. Pero claro, la discusión ahí entraría en otros ribetes en cuanto a monetización y otros menesteres.

Pero yendo a la base de todo, Roku tanto como hardware y como plataforma es una excelente alternativa para la gente que todavía no tiene un smart TV y no planea tener uno en el futuro cercano. A esos usuarios, cualquier versión de Roku le podría venir como anillo al dedo ya que su configuración es muy sencilla: solo basta crearse una cuenta y un poco más, todo de fácil acceso mediante el control remoto.

A modo de conclusión, una pequeña reflexión (salió verso): conozco varias personas que usan un cable para conectar el computador al televisor y así ver Netflix o cualquier otro contenido similar; a ellos, el Roku les vendrá como anillo al dedo. La tarea de la compañía ahora, ya establecidos en nuevos países, está en extender la oferta de contenido para así -en la medida de lo posible- igualar lo que hay en su país de origen o al menos, acercarse a eso.

The post Review: Probando el nuevo Roku [FW Labs] appeared first on FayerWayer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *