¿Qué es el Biohacking y en qué nos podría beneficiar?

Muchas veces hemos visto cómo algunas personas “se tatúan” circuitos integrados en la piel, los cuales son curiosamente funcionales con ciertos dispositivos electrónicos, tal como vemos en la foto destacada. Esta práctica podría ser considerada como Biohacking, una rama naciente de la ciencia que busca mezclar la biología con las máquinas, en pro de mejorar nuestra calidad de vida (y no se trata de ser Cyborg y formar parte de la Liga de la Justicia).

Si bien toda definición podría quedarse corta, buscamos a personas que nos pudieran orientar hacia qué significa realmente todo esto y cómo es que podría aplicarse a la vida diaria. Entonces, contactamos al grupo chileno Biohack Vilú, quienes recientemente realizaron una charla en la Universidad de Chile para ampliar los conocimientos sobre esta área.

FayerWayer: ¿Cómo podríamos definir el concepto de Biohacking?

Biohacking Vilú: Es la mezcla entre la biología y el hacking, que significa re-entender las partes de un sistema o mecanismo y trascender su diseño, llevándolo a usos o configuraciones que no estaban pensadas ni imaginadas en un inicio, siempre en la búsqueda de la libertad, el bien común, y usando mucha creatividad. Esto define a este movimiento social-científico llamado Biohacking, que rescata los principios éticos y operativos del Open Source, y los aplica a nuevas tecnologías como la biología sintética, la computación y la electrónica.

Se conforma de redes colaborativas entre laboratorios y otros hackerspaces (espacios de trabajo, talleres, etc.) cuyo objetivo común, es acercar la ciencia, y la posibilidad de crear, a personas de todas las edades, facilitando el acceso a las tecnologías de alto nivel, abaratando los costos de los dispositivos y promoviendo la colaboración entre pares para una creación didáctica, constructivista, multidisciplinaria y enfocada en la resolución de problemas sociales, siendo estos proyectos abiertos, y resueltos por quien esté interesado en ayudar, sin importar los títulos ni el grado académico. En la raíz del Biohacking -y el hacking en general- está la experimentación, con la idea del Do It Yourself como guía para concretar los proyectos.

Finalmente, existen ramas sobre la investigación de los límites de la ciencia, conceptos como el grinding (modificación del propio cuerpo) y el bio-arte que experimenta los distintos alcances de la ciencia, la intersección entre el humano y la tecnología, y su relación con el ambiente (ecología hacker) desde una perspectiva más filosófica y artística.

FW: ¿Qué aplicaciones podría tener para las personas normales?

BHV: Todos los proyectos nacidos en el Biohacking están orientados a resolver problemas de forma más local, en conjunto con la utilización de tecnologías libres, lo que ayuda enormemente a la soberanía tecnológica de las personas. Las aplicaciones que existen en EEUU difieren mucho de lo que hay hoy en Chile, y esto es porque dependen de los problemas que cada comunidad o país tenga.

Actualmente, la biología sintética es un área relativamente nueva para Chile, por lo la aplicación que vemos es en dispositivos para la detección, desde metales pesados en ríos, por medio de bacterias modificadas, a la toxicidad en el mar, como la marea roja, pensando en que sean baratos y utilizables por cualquier persona. Esto en el área de la biotecnología, pero ya considerando la computación, la robótica y la electrónica los alcances son mucho mayores. Gracias a la impresión 3D, las placas Open Source como Arduino, Raspberry y la gran cantidad de proyectos disponibles en Internet, se pueden concretar un montón de ideas que solucionen una problemática local o nacional.

FW: ¿Cómo esto puede acercar la ciencia al público e instaurarse como un tema de interés educacional más que como una curiosidad?

BHV:La motivación principal es la liberación de las ciencias y la tecnología, por lo tanto, los diversos esfuerzos realizados en este mundo son enfocados en eliminar las barreras que hoy separan al mundo científico del resto de la sociedad, como la noción de “científico experto”, o el único habilitado para hacer ciencias. Queremos que la tecnología y las ciencias puedan ser hoy una herramienta utilizable para la gente que quiere cambiar el mundo. Y ese es el tema.

¿Cómo llegamos a la gente que tiene un interés real en cambiar las ciencias? Creemos que la mejor forma es a través de la educación, talleres abiertos, charlas y proyectos locales, en conjunto con los llamados biohackerspace, laboratorios comunitarios, con normas de bioética y seguridad, en el que cualquiera puede aprender y desarrollar proyectos junto a otros, sin necesidad de ningún título o trasfondo particular, esto con la intención de potenciar la multidisciplinariedad, dejando que artistas, sociólogos, informáticos, y toda clase de disciplinas se mezclen. Si a esto le sumamos que no se discrimina por estrato económico de ninguna forma, la posibilidad de encontrar ideas revolucionarias y que el espacio crezca, es enorme.

Para potenciar esto, la difusión, documentación, y registro de lo que uno hace es clave, así que con la ayuda de diseñadores y artistas, se logra crear material mediático que pueda romper la burbuja comunicativa.

FW: ¿Cómo ustedes, como colectivo, están ayudando a esto?

BHV: Somos relativamente nuevos en el mundo del Biohacking, por lo que nuestro trabajo se ha enmarcado en dos áreas: la elaboración de proyectos y la difusión del movimiento. Para la primera, estamos desarrollando un dispositivo llamado Vektor el cual básicamente imita el sentido de orientación magnética de los pájaros, transmitiendo la información y referencia del norte magnético por medio de pequeños motores que vibran, dispuestos en una banda circular que se usa en la cabeza o cintura. El uso que estamos desarrollando es para las personas con discapacidad visual, al usarlo, podrán posicionarse y orientarse mejor en la ciudad, además de recibir indicaciones para llegar a lugares.

También estamos colaborando en la organización de la versión 3.0 de un evento llamado TecnoX, competencia latinoamericana de tecnologías libres y reflexión multidisciplinaria, enfocada a los problemas de nuestra región, los cuales buscan solucionarse con herramientas como la biología sintética, la robótica, electrónica y computación. Es una gran oportunidad de unir a latinoamericanos, para dar a conocer los alcances de las ciencias y su impacto positivo cuando son bien orientadas por sus creadores. Este evento tiene su versión 2018 acá en Chile, por lo que estamos muy entusiasmados de que llegue a mucha más gente.

En conjunto con esto, durante al año estaremos realizando varios workshops y talleres, y asumimos el rol de crear una página para difundir la idea acá en nuestro país, llamada Biohacking Chile, en la cual mostramos noticias y algunas reflexiones, pero principalmente busca generar un lugar de encuentro para quien esté interesado en estas ideas y así pueda contactarnos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *