PlayStation VR, la Realidad Virtual según Sony [FW Labs]

¿Por qué recién un año después desde su lanzamiento global llega el PlayStation VR a Latinoamérica? La respuesta solo la tienen en Sony, pero que más da: finalmente, el casco de Realidad Virtual de PlayStation hizo su estreno en la región.

La propuesta de PlayStation, desde el comienzo, es acercar la Realidad Virtual a los usuarios de PS4 de una forma quizás más simple que las configuraciones de gama alta que ofrecen Oculus VR o el HTC Vive. Aquellos cascos son más caros y requieren de un computador de altas especificaciones para funcionar; PlayStation VR, en cambio, se acopla de forma correcta tanto en la PlayStation 4 original como en la nueva PlayStation 4 Pro.

Especificaciones técnicas

  • Pantalla: OLED de 5.7 pulgadas a 960 x 1080 pixeles de resolución por cada ojo
  • Frecuencia de refresco: 90 Hz, 120 Hz
  • Campo de visión: 100 grados
  • Sensores: Sistema Sixaxis Motion con giroscopio de tres ejes, acelerómetro de tres ejes
  • Puertos (casco): salida HDMI (TV), salida HDMI (PS4), USB
  • Compatibilidad: tanto PlayStation 4 normal como PlayStation 4 Pro son compatibles
  • Precio: USD $450 (EE.UU), CLP $450.000 (Chile), MXN $10,999 (México)

Por cuestiones lógicas de hardware, el PlayStation VR da una experiencia más “modesta” en cuanto a lo técnico, si se compara a lo que ofrecen Oculus o Vive. Eso sí, los títulos disponibles actualmente que también se pueden jugar en PC tienen un rendimiento bastante aceptable aunque son juegos como Gran Turismo Sport, exclusivo de PlayStation 4, los que dan los mejores resultados.

Uno de los problemas de la Realidad Virtual está en la sensación de mareo que dan algunos juegos luego de sesiones prolongadas, debido en parte al parpadeo de los lentes que se hace más notorio en aparatos de calidad inferior (como los que existen para teléfonos móviles). PlayStation VR, si bien no es el casco más potente del mercado, ofrece una buena respuesta visual gracias a que está equipado con dos paneles OLED de 960 x 1080 pixeles de resolución, con refresco de pantalla de 120 Hz. Esto reduce el “parpadeo” de los lentes y hace que la experiencia de uso en general cumpla con el estándar mínimo para una experiencia decente y superior a cualquier sistema de móviles.

PlayStation VR es compatible con todos los modelos de PlayStation 4. En la versión Pro de la consola puede haber algunas mejoras gráficas (dependiendo del juego), pero el rendimiento es muy consistente y similar sin importar la versión de PS4 que se utilice.

Pero una de las grandes dudas sobre el casco es el cómo funciona. En el caso del PlayStation VR, y si bien todo depende de la implementación particular de cada juego, la mayoría de los títulos se pueden jugar de forma más que correcta. La respuesta de la cámara en todos ellos es inmediata gracias a que el casco cuenta con giroscopio y acelerómetro, que captan de forma correcta el movimiento de la cabeza del usuario sin problemas.

Es importante destacar que, si bien al usarlo con una PlayStation 4 Pro se aprovechan las ventajas del hardware de la consola, con la PlayStation 4 normal ningún título se ve realmente limitado. Algunos tienen una pequeña mejora en cuanto a gráficos, pero en casos como el de Gran Turismo Sport (uno de los títulos más exigentes con la máquina), en ambas consolas el funcionamiento es óptimo.

¿Cómo corren los juegos?

A más de un año de lanzamiento, la oferta de juegos disponibles, si bien limitada respecto a la de la PS4 normal, ofrece una buena variedad. Al mencionado modo de realidad virtual de Gran Turismo Sport se le suman títulos específicos como Batman Arkham VR (una versión especial de la popular saga Arkham) o Keep Talking and Nobody Explodes, un título colaborativo donde el jugador con el casco intenta desarmar una bomba mediante las instrucciones en pantalla que solo ven los que están “fuera” del casco.

Y mención aparte para Super Hot VR, un juego de disparos en primer persona con un estilo estético minimalista cuya implementación en PS VR es de las mejores que hay en el mercado.

Ahora bien, es importante recalcar que si bien todos los juegos están correctamente adaptados en lo visual a la Realidad Virtual, no todos los juegos dan rendimientos similares. Esto tiene que ver, principalmente, con su diseño más fundamental y dependiendo de eso, la sensación puede ser mejor (o peor) al jugar por tiempos prolongados.

Por ejemplo, Gran Turismo Sport. El modo VR está increíblemente bien logrado, pese a ser una porción muy pequeña del juego completo. El movimiento al girar la cabeza no tiene nada de latencia y si bien es notoria la reducción de carga gráfica (amén de que solo hay un rival en la pista), la sensación de profundidad y de “estar realmente corriendo en la pista” es súper auténtico.

Pero por contrapartida, tarde o temprano esa velocidad constante termina provocando cansancio. Algunos de nuestros sujetos de prueba duraron varias carreras al hilo, otros con una carrera tuvimos suficiente.

Arkham VR es lo más cercano a “ser Batman” y ponerse el traje del murciélago en Realidad Virtual

Distinto es el caso de Batman Akrham VR. Aquel título es principalmente un juego de investigación donde en cada escenario el movimiento de Batman está limitado a lugares específicos y donde las principales interacciones son con objetos en el escenario, utilizando los gadgets de Batman del cinturón (algo que con PS Move queda muy bien). Eventualmente aparecen unos enfrentamientos muy ligeros que se resuelven con esas mismas mecánicas, pero nada que se salga del esquema.

Batman Arkham VR es uno de los juegos que se pueden jugar perfectamente en una sesión y debido a que son escenarios estáticos en su mayoría, el cansancio visual es mucho menor en general.

El ya mencionado Super Hot VR es otro de los títulos destacables. El original Super Hot es un shooter en primera persona donde el tiempo se mueve cada vez que el jugador se mueve; esa premisa se traslada acá pero también con escenarios semiestáticos y donde lo importante son los giros de cabeza para cambiar de ángulo o bien moviendo los hombros (y la cabeza) para esquivar las balas.

Por su estilo visual, Super Hot VR es un juego que muestra gráficos más suaves y que en general pudimos probar sin problemas en sesiones de mediana duración (cerca de una hora), tiempo superior a la sugerencia “oficial” (no más de media hora de juego antes de descansar).

Super Hot VR funciona muy bien en este formato

A grandes rasgos, los juegos para PlayStation VR funcionan bastante bien y a juzgar por lo que vimos en un puñado de ellos, todo está en manos de los desarrolladores y lo que ellos hagan para refrescar el segmento de juegos de Realidad Virtual.

Justamente es esa una de las dudas respecto a la Realidad Virtual en general: el apoyo de las compañías desarrollando juegos. Sin embargo, y si bien a estas alturas la tecnología parece no haber penetrado en los videojueos como se esperaba hace un par de años, Sony anunció hace poco un buen puñado de títulos que llegarán el 2018 a alimentar el dispositivo.

Es cierto: muchos de ellos son proyectos con tintes experimentales y más pequeños que un juego tradicional, pero dados los anuncios, los usuarios de PS VR no se deberían sentir abandonados o sin nada que jugar en 2018.

Conclusión: Un sistema amigable, que funciona bien

El bundle que nos facilitó PlayStation incluye: el casco PS VR, la unidad central, dos PS Move, la PlayStation Camera y el compilado de juegos PS Worlds. Todo eso cuesta USD $450 (CLP $450.000 y MXN $10,999)

El PlayStation VR, como dispositivo, tiene una de sus mayores virtudes en estar casi en el centro de la oferta actual de Realidad Virtual. Mientras la gama alta de Oculus o HTC exige una inversión inicial muy alta en cuanto a equipamiento y los dispositivos para móviles dan resultados fragmentados dependiendo del casco y del tipo de teléfono, PlayStation VR apunta a otro nicho, el del jugador más tradicional y masivo. Ese que ya tiene una consola y que está acostumbrado a productos funcionales, técnicamente competentes, pero cuyo uso sea amigable y con un soporte confiable tanto de hardware como de software.

En ese sentido, PlayStation en su “experiencia virtual” ofrece buenos resultados en calidad y oferta de juegos. El tiempo dirá qué tanto madura la Realidad Virtual dentro de los videojuegos en general, pero esa es otra historia.

Después de algunas semanas usando PlayStation VR, el casco nos deja unas muy buenas impresiones. No se puede omitir (y esto corre para todos los cascos de Realidad Virtual) que la tecnología sigue siendo un nicho no precisamente barato y con un target de usuarios super específico, amén de ciertas limitaciones “biológicas” en su utilización. Dejando eso de lado, el PS VR es una buena pieza de hardware que disimula muy bien las limitaciones de la plataforma en que corre.

Lo mejor:

  • La implementación “base” del sistema funciona muy bien
  • Juegos como Gran Turismo Sport o Super Hot son una muestra del potencial del dispositivo
  • El rendimiento es muy aceptable en ambos modelos de PlayStation 4 (normal y Pro)

Lo peor:

  • Pese a ser un dispositivo de “gama media”, su precio todavía lo aleja del consumo más masivo

The post PlayStation VR, la Realidad Virtual según Sony [FW Labs] appeared first on FayerWayer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *