Ingeniero mexicano construye casas casas con placas de plástico resistentes a sismos

El ingeniero mexicano Ramón Martín Espinosa Solís diseñó y creó placas de plástico para fabricar casas que, además de respetar el medio ambiente a través del reciclaje, tienen ventajas importantes como ser más económicas y ser resistentes a las temperaturas y los sismos.

A través de una publicación en el sitio de la Universidad de Guadalajara (vía El Universal) se ha dado a conocer este nuevo método de la mente de Espinosa Solís, director de Eco Plástico Ambiental y egresado del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías.

El ingeniero comentó que una casa hecha de forma convencional costaría un millón de pesos, mientras que una de madera plástica podría ser hasta un 30 por ciento más económica.

Además, habló sobre la forma en que el material es capaz de regular la temperatura, la humedad del ambiente, y resistir a los temblores.

En esta casa no hay aire acondicionado, y la diferencia de la temperatura con el exterior es de alrededor de seis grados centígrados. Esto se debe a los materiales aislantes que provocan una transmisión de calor lenta; además, el diseño arquitectónico bioclimático permite una ventilación cruzada, por lo que es erradicado el calor que logra transmitir el material desde el exterior hacia el interior.

Esta cabaña nunca tendrá humedad, ni la necesidad de darle mantenimiento a la placa plástica, la cual tiene un periodo de degradación superior a los 100 años, cuando una construcción convencional tiene un periodo de vida útil de 50 a 70 años.

Con un temblor los materiales rígidos tienden a quebrarse, aunque la construcción tenga buenos castillos y estructura. En cambio, las de plástico absorben los movimientos telúricos al ser flexible el material.

Una idea ecológica

Ya que el plástico daña el medio ambiente al acumularse en mar y tierra, una forma de reciclarlo es creando placas para construcción de casas y muebles, además de que al mismo tiempo colabora a que no se talen árboles para la obtención de madera.

Se menciona que existe un centro de acopio donde reciben desechos domésticos e industriales de plástico, incluyendo botes de champú, botellas de leche, sillas quebradas y más, para reciclarlo y fabricar las placas.

Plástico

Por último se destaca otro punto positivo que es el tiempo de construcción, ya que una vivienda de 50 metros cuadrados se puede concluir en un lapso de cuatro semanas, mientras que una casa de materiales convencionales se lleva entre tres y cuatro meses.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *