Estudio afirma que las personas no quieren sentir empatía porque significa mucho esfuerzo mental

Un estudio científico ha descubierto que muchas personas no quieren sentir empatía porque creen que para lograrlo necesitan mucho esfuerzo mental.

La empatía es la cualidad que nos permite comprender y entender los sentimientos de las demás personas y ha sido calificada como una virtud la cual fomenta todos los comportamientos de ayuda.

Aunque es sabido que sentir la empatía provoca sensaciones de felicidad y buenos sentimientos, existen muchas personas que piensan que el solo intentar imaginársela les requiere demasiado esfuerzo mental, según revela el estudio.

Estudio afirma que las personas no quieren sentir empatía porque significa mucho esfuerzo mental

 Estudio revelador

Para el investigador principal del estudio Daryl Cameron, Profesor de psicología en la Universidad de Penn State “Existe una suposición común de que las personas podrían reprimir los sentimientos de la empatía porque podrían ser deprimentes para ellos o incluso costosos, como por ejemplo hacer donaciones de dinero a organizaciones benéficas”.

Sin embargo, el descubrimiento que llamó más la atención de los expertos fue que las personas no quieren hacer el esfuerzo se sentir la empatía porque requiere mucho esfuerzo mental.

En el estudio participaron más de 1.200 personas las cuales fueron analizadas a través de 11 experimentos diferentes. En algunos se les mostraba imágenes de niños refugiados como también tenían que describir las sensaciones que sentían al ver imágenes de personas felices y tristes.

Estudio afirma que las personas no quieren sentir empatía porque significa mucho esfuerzo mental

No quieren sentir la bondad

Para los expertos, existía una clara preferencia de parte de las personas estudiadas a evitar sentir la empatía cuando alguien se encontraba expresando felicidad. Es más, durante el estudio se comprobó que las personas solo lograron sentir en total un 35% de esta sensación, cifra bastante baja según los parámetros previos que los científicos manejaban.

Para los participantes, sentir la sensación les resultaba mentalmente exigente y se sentían más inseguros, irritados o incluso angustiados cuando intentaban hacerlo, por ende era más fácil evitar ser empáticos.

Finalmente, los científicos señalaron conclusión al estudio “Si logramos cambiar las motivaciones de las personas para logar sentir empatía, esa si será una buena noticia para la sociedad en general”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *