Desarrollan inteligencia artificial que detecta riesgos cardíacos igual que los doctores

Las enfermedades cardíacas son un mal que anualmente matan a un porcentaje importante de la población mundial, por lo que la prevención de estas patologías siempre se transforma en algo esencial. Por este motivo es que un equipo de investigadores de la Universidad de Nottingham en Reino Unido desarrolló un algoritmo capaz de detectar potenciales enfermedades al corazón con un margen de error bastante reducido, casi al nivel de un profesional de la salud.

Si bien las asociaciones norteamericanas han creado protocolos que hoy son efectivos en cerca de un 72.8% de los casos, los ingleses lograron crear un sistema que ahora alcanza entre un 74.5% a 76.4% de efectividad, todo gracias a un sistema neuronal digital. Dicha red utilizó los datos de 378.256 personas para desarrollar un modelo predictor, el cual podría salvar 355 vidas más que los ya existentes, nos cuenta Engadget.

Todo lo anterior suena fantástico, y lo cierto es que lo es aún más cuando sabemos que la IA pudo determinar nuevos factores de riesgo que no están incluidos en el modelo estadounidense de American College of Cardiology y American Heart Association (ACC/AHA). Estos son las enfermedades mentales severas y el uso de corticoides orales por tiempo prolongado, los cuales harían un cierto daño en nuestro organismo, facilitandod de esta forma las patologías cardíacas.

Stephen Weng, líder del proyecto, dijo a la revista Nature que “hay un montón de interacciones en los sistemas biológicos. Esa es la realidad del cuerpo humano. Lo que la ciencia computacional nos permite hacer es explorar dichas asociaciones”, facilitando así el desarrollo de esta inteligencia artificial.

No existe aún una fecha de lanzamiento del modelo definitivo, no obstante todo lo que te acabamos de contar abre las puertas de muy buena manera a nuevas maneras de prevenir estos males, los que cada año acaban con cerca de 15 millones de personas, siendo esta la principal causa de muerte en todo el mundo desde hace más de 15 años, según cifras de la Organización Mundial de la Salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *