Damas y caballeros, el MP3 ha muerto

22 años después de que se diera la patada inicial al formato de audio MP3, sus creadores en Alemania están comenzando a darle una bien merecida despedida a los archivos que nos acompañaron durante buena parte de nuestras vidas: el Fraunhofer Institute for Integrated Circuits está dándole el último adiós a su creación para dejarle el paso libre a su sucesor, el AAC.

La muerte del MP3, fuerte como suena leer dicha oración, se debe al término del programa de licencias para ciertas patentes relacionadas con dicho formato, el cual finalizó durante el transcurso de este año, no obstante el cambio entre uno y otro fue bastante gradual y sutil.

Cuando Apple lanzó el iPod en 2001, dicho movimiento -totalmente comercial, por cierto- disparó al MP3 como una de las maneras de escuchar música con mayor uso en todo el mundo, facilitando la compartición de este tipo de datos a través de toda nuestra querida Internet (lo que algunos llamarán “piratería”). A pesar de esto, nuevos tipos de audio fueron viendo la luz a medida que avanzaban los años, entre ellos el Advanced Audio Coding, o ACC, una especie de documento que tiene muchas más funciones que su predecesor, y que poco a poco fue transformándose en el formato por defecto en un buen montón de aplicaciones, entre ellas los distintos servicios de streaming, e incluso iTunes, al transformar nuestros discos físicos a digital.

Junto con lo anterior, la industria también comenzó a cambiar sus gustos hacia algo un poco más elaborado, ofreciendo planes de audio premium (más notoriamente el caso de Tidal) y dejando obsoleto a nuestro viejo y querido amigo: el MP3 comenzaba a morir desangrado y traicionado por sus propios creadores, quienes también engendraron y vieron nacer a su sucesor.

NPR apunta que los científicos que desarrollaron dicho formato se encontraban trabajando con información incompleta sobre cómo es que nuestro cerebro procesa lo que escuchamos normalmente, por lo que, con el paso del tiempo, otros archivos (FLAC, sobre todo) comenzaron a rellenar estos espacios que el documento simplemente no estaba llenando, sepultándolo más aún en el olvido.

El 14 de julio hubiera cumplido 22 años desde su concepción en esa calurosa y veraniega Alemania, no obstante hoy ya podemos decir con plena autoridad que estamos ante el fin de una era: si bien el MP3 nos ayudó a descubrir un montón de bandas que hoy conforman el soundtrack de nuestra vida, sus mismos creadores son los que nos llaman a dejarlo descansar en paz de una vez por todas.

Vuela alto. Alguien por ahí te extrañará.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *